Trece entre mil. Un dolor compartido. Recordando a víctimas de ETA

Hoy me acosté con este vídeo. Me lo encontré casi por casualidad y decidí verlo hasta el final. La durísima y terrible vida de una España rota. Hay que perdonar a los asesinos pero honrar a las víctimas, padecer a su lado y mantener viva la memoria para que esta barbarie no vuelva a suceder.

 

ScreenShot644

Pequeña reflexión indignada

 Yo lo que sé es que ningún partido me da de comer. Lo que se hace bien, sea quien sea, bienvenido sea. Y cuando uno se siente defraudado como votante, sea quien sea a quien ha votado, tiene el derecho de hacerlo saber.

A la situación actual no llegamos por estos meses del PP, obviamente, ni tampoco por los 8 años de ZP… Es un modelo que hemos construido durante muchos años, monstruos a los que u…nos y otros han alimentado, una ciudadanía apática e interesada si había cosas que le beneficiaban… No nos olvidemos que la clase política es el reflejo de la sociedad en la que trabajan…

La gente está indignada, con razón. A la par todos tenemos que hacer nuestra autocrítica y cambiar el rumbo. Y mientras descubrimos cómo hacerlo, hay que atender a nuestros hermanos, a tantas familias, ancianos, niños… que lo están pasando muy mal. De nada serviría salir a la calle si luego pasamos por delante del necesitado como si no existiera. No nos habríamos enterado de nada.

Carta al año que nos deja y al año que se asoma, 2009 y 2010

Es ya larga tradición en mi hacer un repaso mental y emocional del año que se acaba en cada 31 de diciembre. Es aprovechar un hito temporal reconocido para echar la vista atrás y retomar en la conciencia qué ha sido de este conjunto de 365 días que se me regaló. Es un preguntarse qué hice con él, qué de nuevo llegó a mi vida, qué permanece en el ámbito de lo mejorable, que regusto me queda ahora que termina…

2009 empezó en casa, con una mesa bonita y en familia, sin mucha algarabía. Como siempre, son las notas de los valses de Viena, imperdibles en mi memoria genética, las que le confieren al año que comienza un halo de esperanza renovada. A nivel personal pronto llegarían cambios importantes. En un arranque de determinación decidí irme a hacer las pruebas para ver si era posible la operación láser que me permitiera no necesitar las gafas para poder ver con claridad. Y fueron positivas. A la semana siguiente mis ojos empezaban a luchar por conseguir un porcentaje de visión aceptable. Descubrir con emoción que, poco a poco, el primer gesto instintivo de la mañana no era ya ir a buscar las gafas. Descubrir en verano que podía estar en la playa con mis hijos y con mi mujer y verles las caras, distinguirlos en el agua desde la distancia… Descubrir lo que es que no se empañen los cristales o que las gotitas de lluvia no enturbien lo que uno tiene delante…

Enseguida vino un viaje a EEUU, a Chicago, Waukesha y alrededores. Me gusta viajar a América. Esta vez con mucho frío. Sentir por primera vez veinte grados bajo cero en mi cuerpo y comprobar una vez más que a gusto me siento paseando por Michigan Avenue, camino de la Torre Sears o por las carreteras que llevan al Educational Center. El año traería la noticia de que va a ser difícil que vuelva a esa tierra en un corto espacio de tiempo. Ya se verá. 2009 también me llevó a Alemania de nuevo…

Mi mujer iba descubriendo en su trabajo un verdadero lugar de realización personal y, gracias a esto, 2009 fue asentando poco a poco la realidad de una vida familiar y laboral más o menos bien cuadrada, con personas más o menos satisfechas y con energía y capacidad para hacer frente al día a día. 2009 fue un año de bastante estabilidad familiar y de pareja. ¡Más que eso! Fue un año en el que hemos crecido como pareja y en el que hemos descubierto nuevos rincones de nosotros mismos que han hecho crecer nuestra unión y nuestro proyecto juntos. Balance enormemente positivo. 2009 ha traído los 2 años de Inés y los 5 de Álvaro y todo lo que esto conlleva. Emociona ver a Álvaro tan sociable, tan suelto, tan hablador… Emociona verle hacer sus primeras sumas y verle tan entregado a la lectura. Emociona ver su crecimiento musical y su capacidad para disfrutar todo al máximo. Emociona descubrir en Inés una nueva personalidad que trae nuevas variables a la vida familiar. Emocionan sus besos y sus abrazos. Emociona su desarrollo en la guardería y sus primeros pasos con el orinal. Emociona verlos juntos, buscándose y aprendiendo juntos lo que significa tener un hermano.

Laboralmente fue un año turbio con despidos de compañeros muy queridos y con un creciente sentimiento de soledad y desazón. Pero en otrso ámbitos se abrieron puertas maravillosas. Animado por mi comunidad y sintiéndome profundamente llamado a ello, me decidí a colaborar estrechamente con las Escolapias de Carabanchel. El proyecto e Padres enREDados es una de las buenas noticias del año y la comida de fin de curso en Infantil y, y y … Me he desvinculado bastante del trabajo en Caminando con los jóvenes y he empezado a explorar nuevos caminos de trabajo para el Reino. Me llegaron las primeras charlas de sexualidad en la escuela RASTROS y la charla para padres de niños de primaria sobre el respeto y la responsabilidad… He descubierto que sirvo para comunicar y que mucho de lo que tengo lo tengo que poner al servicio comunicando.

Y en los estudios también ha sido un año positivo. Pese a todas las dificultades que me envuelven he ido sacando asignaturas y mantengo mi motivación al alza, que no es poco. Pero tal vez ha llegado el momento de plantearse nuevas posibilidades.

Hoy, 31 de diciembre, no quiero quedarme aquí, en la mirada atrás. Quiero mirar con deseo al año que comienzo, enredarlo y camelarlo desde el primer momento. La intuición me dice que puede ser un año clave, de esos que marcan camino. Y así me lo tomo. Voy a estar muy atento a sus primeros latidos y voy a intentar captar los susurros de sus primeras brisas. No quiero que se me escapen los sueños. Yo quiero llegar a las estrellas. No quiero ser un gorrión cuando estoy llamado a ser un águila. Ojalá no me decepcione a mi mismo.

Y poco más. ¡Que la Torre de Hércules es ya patrimonio de la humanidad! ¡Que la amistad con mis amigos es más fuerte! ¡Que Alba es campeona del mundo! ¡Que Pili se ha casado y que Betania crece! ¡Y que maloserá que 2010 no mejore lo presente! Como decía aquel, que cuando peor estemos estemos como ahora…

¡Ha muerto 2009! ¡Bienvenido 2010!

Carta a IPSOS EcoConsulting

Estimados señores,

para mis lectores que no les conozcan les voy a presentar. Ipsos EcoConsulting es una empresa dedicada a la investigación de mercado y presente en muchos países del mundo. Bastante resumido pero bastante preciso, ¿verdad?

Hoy alrededor de la 13:00, estando yo trabajando en mi casa, recibí una llamada telefónica. El interlocutor que estaba al otro lado se presentó como encuestador de su empresa y me comunicó amablemente que estaban realizando un estudio acerca de la presencia e importancia de las marcas en la ropa infantil. Su siguiente pregunta me dejó atónito:

– “¿Hay alguna mujer en casa que pueda responder a mis preguntas?”

Mi respuesta fue extremadamente sobria ante tal desfachatez:

– “No. Estoy yo solo”.

Se despidió disculpándose por haberme importunado y ambos apretamos el botón rojo del teléfono.La parálisis todavía me dura. La sorpresa perdura en cada arruga de mi piel. ¡¿Es posible que esto me haya pasado a mi?!

Desconozco si el entrevistador no se ajustó a los requisitos reales planteados pero el suponer que hizo correctamente su trabajo y que planteó la encuestación en los términos que a él le habían exigido… me deja KO. ¿Es posible que en un país como éste en pleno siglo XXI todavía pasen estas cosas? ¿Estaré yo equivocado y mi creer que las cosas han cambiado es sólo una ilusión, un espejismo, una quimera?

El motivo de esta misiva es, simplemente, para comunicarles que yo, como padre de mis dos hijos (niño y niña), estaba perfectamente capacitado para hablar de su ropa, de la marca de su ropa y del color de las gomas que mi hija se pone en el pelo si así me fuera requerido. ¿Una mujer? Mi esposa también les hubiera respondido amablemente y con total conocimiento pero desconozco cuál es el supuesto que les lleva a obviar la posibilidad de que un hombre, el papá, participe de esa faceta familiar. ¿Hubieran solicitado también la presencia de una mujer para encuestar sobre productos de limpieza, sobre la subida de la remolacha en los mercados de barrio, sobre la conciliación de la vida familiar y laboral…? Si es así posiblemente tenga que cambiar mi opinión de que hemos avanzado en igualdad.

Yo le compro ropa a mis hijos y medicamentos. Voy a reuniones del colegio y conozco a mamás y papás de sus compañeros. Les leo cuentos por la noche y les cocino también sus platos preferidos y aquellos que menos les gustan. Hago la compra y puedo determinar si un producto está caro o barato. Friego los platos y pongo el lavavajillas. Y conozco lo que uso. Hablo con mis hijos igual que mi mujer y los llevo al parque, al zoo, al teatro o adonde se precie. Conozco a qué huele la caca y sé qué crema debo ponerles cuandomachoiberico se les irrita el culito o los genitales.

Creo que ya es hora de empezar a cambiar realidades a base de creer que lo “normal” es otra cosa. Creo que ya es hora de ir suponiendo que los papás vivimos al 100% a nuestros hijos, a nuestra esposa, a nuestra casa. Hay que dejar de ser machistas. Es machista también quien cree que la mayoría lo sigue siendo. Señores de IPSOS, ¡reaccionen! ¡Instálense un parche de actualización! ¡Ya hay nuevas versiones de producto y ustedes siguen preguntando qué tal nos va el Windows95? Un esfuerzo señores… ¡con lo que cuesta cambiar esto! ¡No están ayudando!

Poco me queda por decir. Bueno sí… siéntense, siéntense, no vaya a ser que se desplomen… ¿Saben? Tampoco me fumo un pitillo después de copular (como a ustedes les gustará decir). A mi mejor que no me vuelvan a llamar. No soy su hombre.

Un saludo

Carta… pese a la huelga

Como no sabía si dirigir esta misiva a los huelguistas o a los gobernantes, prefiero no hacerlo a ninguno de los colectivos en particular sino a todos aquellos que hemos asistido como espectadores a unos días realmente tensos  y tremendamente desagradables para cualquiera que se sienta parte de una sociedad.

No creo que sea fácil forjar una opinión justa sobre este asunto. Te pido que tú tampoco lo hagas. Opiniones fáciles ya hay muchas. Aquellos que forman parte del enconado grupo de españoles “anti-Zapatero” ya vierten fácilmente sus críticas al gobierno y se encargan de convertir la profecía del Apocalipsis en la realidad social más evidente. Los que están inscritos en el club pro-gubernamental están demasiado ocupados buscando sinónimos de “crisis”, “trasvase” y entrenándose para cualquier día aparecer en el Pasapalabra y poner en verde la rosca millonaria. Luego hay una mayoría de ciudadanos a los que lo único que les preocupa es lo tarde que llegan a trabajar, los atascos, el desabastecimiento de los súper… en definitiva, las consecuencias que la huelga les depara a ellos y sólo a ellos. Pero un ejercicio de empatía no vendría mal en estos momentos para, si hace falta, mantenerse en silencio intentando ponerse en la piel de los actores principales de este asunto.

No me gustaría estar en la piel del Presidente del Gobierno, ni de algún ministro, ni del Secretario de Estado, ni de la funcionaria que se sienta a negociar en la mesa, ni del delegado del gobierno, ni del comisario de seguridad ciudadana, ni del jefe de los antidisturbios, ni del policía que, porra en mano, debe intervenir. Opinión fácil: para eso cobran. Yo ni cobrando eso quiero ponerme en su lugar. Por un lado, pocas cosas puedes hacer a corto plazo para resolver la situación. Por otra parte tienes que intentar paliar el problema cuadrando números y medidas. Y además mantener la legalidad y el orden público ante una situación tremendamente compleja.

Menos me gustaría estar en la piel de quién se ve abocado a una huelga de estas características porque ya no ve otra salida. No me gustaría descubrir que gano lo mismo trabajando que parado. No me gustaría tener que montar este follón para que alguien me escuche. No me gustaría sentir el peso de las miradas de todos, injustas en su mayoría. No me gustaría tener que tomar medidas desesperadas porque peligra la comida de mis hijos.

Todo nos estamos viendo afectados, sí. Y está siendo incómodo para todos. Pero qué fácil es hablar desde la comodidad del sillón de espectador. Qué fácil y qué injusto.

Todos cumplen con su papel. Los gobernantes y las fuerzas de seguridad están haciendo lo que, posiblemente, deben hacer. Hay cosas en esta huelga que están fuera de la legalidad. Y el gobierno, en un estado de derecho, debe mantener la legalidad. Y los trabajadores en huelga apretando las tuercas porque ya no pueden más. Y aquí quiero diferenciar entre “legal” y “lícito”. Estoy convencido de que hay acciones que son ilegales que, encuadradas en una situación concreta, son totalmente legítimas. Cualquiera puede buscar en el diccionario de la RAE la diferencia…

Nos vienen tiempos difíciles. No será la última de éstas en la que nos veamos. Por eso todos debemos luchar cada día por construir un mundo más justo, diferente. No es posible a corto plazo pero los que tenemos hijos estamos dispuestos a rompernos los cuernos por un futuro con más verdad, con menos pobres, con menos ricos, con más justicia, con menos consumismo, con más árboles y con más osos, con menos aparatos, con más sonrisas, con menos armamento, con menos fronteras, con más tiempo libre, con más imaginación, con menos intereses y más niños.

Un saludo

Carta después de un debate electoral I

No sé muy bien a quién dirigir esta misiva.

Después del debate que acabamos de presenciar entre los dos candidatos principales a la Presidencia del Gobierno de España posiblemente la mayoría de la población se encuentre durmiendo en lugar de pulsar la opinión primera de periódicos y televisiones como yo estoy haciendo. No lo considero una virtud porque la verdad es que a esta altura de la noche pocos de los analistas coinciden con mi valoración.

Por supuesto que he seguido el debate con extremo interés aunque también es cierto que soy más amante de los debates más libres y espontáneos aún a riesgo de que deparen sorpresas desagradables. Recuerdo con gusto el debate entre Royal y Sarkozy y sigo con envidia el formato de los debates de las primarias americanas. De todas maneras, esto es lo que hay en este país con esta clase política tan cobarde y falta de frescura personal.

No voy a esconder que ninguno de los dos candidatos me resulta antipático y que intento ser bastante ecuánime en mi postura. Rajoy es un excelente orador y con un discurso preparado al detalle y argumentado de manera brillante. Zapatero es mucho más fresco y su optimismo antropológico, defecto para algunos, es innegable que es positivo frente a la catástrofe absoluta. Hoy creo que han estado bien ambos aunque demasiado encorsetados. ¿Por qué tan poco aire fresco? ¿Por qué ese tufo a discursos inamovibles? Esto no hay que identificarlo con las chispas que suelen detectar los periodistas de oficio. Ellos identifican la frescura y el dinamismo con la carnaza. Yo no. Yo identifico la chispa con la posibilidad de que cada candidato lleve el debate adonde quiera, pregunte lo que quiera, pueda interrumpir lo que quiera… ¿que no son educados? Problema de ellos. Pero ahí veríamos el “punch” personal de cada uno.

A Zapatero lo he visto “menos él” que a Rajoy. Mucho más tenso, serio y rígido de lo que suele ser. Apelando demasiado al ex-gobierno del PP y con demasiadas cifras en el bolsillo. Él es el Presidente y eso te da un empuje y una planta institucional que debía haber aprovechado. Rajoy demasiado repetitivo en algunos temas y apelando poco a su ironía gallega. Su mejor momento al apelar las incoherencias en política antiterrorista.

Evidentemente se han echado en falta respuestas a qué propone cada partido para determinados problemas de la calle: ¿Se va a rebajar la edad penal? ¿Qué va a pasar con la relación Iglesia-Estado? ¿Qué medidas concretas a nivel de conciliación de vida familiar y laboral? ¿Qué modelo de estado concreto plantea cada uno? ¿Qué pasa con la ley electoral? ¿Qué piensan hacer en los pactos post-electorales? ¿Cuál es la posición sobre Cuba? ¿Y sobre Kosovo? ¿En qué consiste realmente el contrato para los inmigrantes? ¿Cuál es el modelo de relación con USA? ¿Y qué hay de la posibilidad para los padres de elegir de manera real el colegio para sus hijos? ¿No es posible un pacto de estado en Educación? Etc, etc, etc… Yo propondría que cada candidato hiciera un test de preguntas a contestar entre Sí/No del estilo de “¿Usted está de acuerdo con la incorporación de Turquía a la UE, sí o no?” que le espetó Sarkozy a Royal… Esas son las preguntas que necesitamos. Y respuestas del estilo “Yo no”.

De lo que estoy convencido es que para lo visto esta noche no hacían falta ni 29 cámaras ni a los cronometradores de la ACB, ni a seis asesores por barba, ni moderador, ni mesa de diseño… En eso hemos hecho el ridículo. Ellos, desde luego, estarán orgullosísimos…

¿Que me moje? Creo que ha estado muy equilibrado. Si tengo que elegir… creo que ha estado mejor el Sr. Rajoy.

Un saludo

debate1.jpg

Carta al año que nos deja, 2007

Bien vivido 2007,

 como es tradición ya en mis dedos desde hace varios años, quiero dedicar unos minutos a despedirte como hice con tus mayores en años pasados. No es tanto mirar atrás para hacer balance sino para ser consciente de que te vas, de que nunca ya vas a volver, de que vas a formar parte del pasado. En cierta manera es un pasar página, una despedida. No es un “hasta luego” sino más bien un “hasta siempre”.

Estoy sentado frente a mi pc con música de fondo y rodeado por mi familia. No es bueno que te vayas solo. No es bueno despedirte en soledad. Las gaitas escupen sonidos a través de mis altavoces y dibujan en mi alma colores alegres que me enseñan el camino a mi ser profundo. Es allí donde está grabado a fuego tu nombre, donde dejaste impresa tu huella para siempre jamás. ¿Por qué? ¿Todavía lo preguntas mientras clavas tu pupila en mi pupila azul? Porque has traído a mi vida uno de los regalos más preciados por cualquier hombre o mujer que puebla este planeta: una hija.

Inés vino envuelta con papel de celofán rojo y terso. Rojo pasión. El rojo de caperucita y de las tardes de S. Isidro. El rojo del arcoiris y de las piruletas que tanto saborea su hermano mayor. Envuelta cual regalo de Sephora. Su cuna era nuestra ilusión, nuestras emociones a flor de piel, nuestro amor incondicional y el de su hermano. ¡Ah! También nos trajiste el paso de Álvaro de la guardería al cole, su despedida definitiva de los pañales, su hablar cada vez más suelto, sus primeros chapurreos en inglés, su contar incesante, sus cuentos, sus tres cerditos, sus pelis de Caillou y sus infinitas risas y abrazos lleno de suficiente energía como para dar luz a la China imperial. Esther y yo seguimos caminando juntos, contra viento marea. No siempre es fácil pero el amor puede más que las dificultades. Nuestra mirada se mira y nuestros pies apuntan al mismo horizonte un año más. Más fuertes. Más hechos.

También fuiste un año de amistades revitalizadas. De bodas. De encuentros. De lágrimas compartidas. De alegrías celebradas. De miradas reencontradas. De personas de siempre y de ahora. De blanco de novia. De ojos negros. De pelos rubios. De rizos. De confirmaciones importantes. De Pascuas vividas y revividas. De pasos en comunidad. De una comunidad dando pasos…

¿El mundo? No sé si lo dejas mejor o peor. Ya no hay columna de Umbral ni Fernán Gómez podrá volver a mandar a la mierda a nadie con esa genial voz quijotesca. Antonio Puerta ha fichado por un equipo celestial y Casaus dejó al BarÇa sin su mejor embajador. Mi hijo sabe pronunciar “Pavarotti” pero ya nunca lo conocerá… Siempre en tu familia nos dejáis con esa sensación agridulce propia de restaurante chino…

No quiero extenderme mucho más. El libro cierra un capítulo. Uno nuevo está por escribir. Sólo existe el blanco del vacío, de la nada. Todos escribiremos un poquito. Cada granito de arena es importante para seguir dictando la historia del mundo. Yo seguiré aportando una estrofa, como dice el poeta, esperando reencontrarme conmigo mismo el próximo 31 de diciembre.

Buen viaje 2007.

Santi

A roun-D I o S

2 zero zero 7

Carta a propósito de un nombre

He pensado mucho escribir esta carta y, finalmente, he decicido hacerlo. Da la casualidad de que no me encuentro en España sino que estoy de curso en la encantadora Freiburg, al sur de Alemania. ¿Me permitirá eso salirme un poco de mi España para hablar sobre uno de los problemas que no damos acabado de solucionar? Ojalá. Este frío continental aclara las ideas y alejado uno del calor sureño piensa mejor: una mente abierta al mundo y en el mundo es medicina que a más de uno le tendrían que recetar.

Hace unos días tres políticos se “dejaron preguntar” en un programa de la TV pública española. Uno de ellos era Josep-Lluís Carod-Rovira, máximo dirigente de Esquerra Republicana de Catalunya y, actualmente, vicepresidente de la Generalitat de Catalunya. ¡La que armó! Yo no vi el programa en directo pero fueron tantas las referencias surgidas en los diferentes periódicos nacionales al día siguiente que la curiosidad fue mayor que mi desinterés. Busqué el vídeo en YouTube y allí encontrá la media hora, más o menos, en la que Carod responde las preguntas de los ciudadanos seleccionados. Carod no es una persona que me provoque simpatía y no comparto la mayoría de sus ideas políticas. Pero esta apreciación personal no puede hacerme perder de vista que Carod tiene sus ideas, su visión de España, sus argumentos y que todo ello es perfectamente respetable. Para mi, en esa media hora, no dijo ninguna barbaridad ni cometió ningún improperio. Expuso su visión y sus opiniones. Ya está. ¿Por qué esto debe causar tanto revuelo? ¿Por qué nos escandalizamos de que alguien plantee la república, la autodeterminación, la independencia…? Son ideas políticas como sus contrarias. Yo puedo no estar de acuerdo pero eso no criminaliza las opiniones de una persona. Hecho de menos que este país sepamos debatir con un mínimo de educación, equilibrio, sosiego y calidad argumental… ¿Qué le vamos a hacer?
sateliteespana5.jpg
La polémica principal pareció desatarse por la insistencia de Carod ante dos espectadores explicándoles que él no se llamaba “José Luis” sino “Josep Lluís”. ¿Qué incorreción hay en esto? Yo no la veo. Creo que el nombre es algo personal y absolutamente inmutable. Y lo peor es la pobre excusa: no saber catalán. La segunda señora fue un poco más allá y dijo que ni lo sabía ni le interesaba conocerlo… Desde Freiburg, Europa, y mirando con perspectiva… ¡Qué incultura! ¡Qué cortedad de mente, de horizonte!

Los nacionalismos (español, catalán, vasco, gallego y otros) están perdiendo la gran oportunidad de saber valorar la riqueza lingüística y cultural que abunda en España. Las incoherencias de unos y otros, las malas políticas, el ansia de poder y pasar a la historia… están llevando a confrontar en unos temas que otros en el mundo han sabido vivir como riqueza. Me entristece comprobar la falta de equidad en este tema y la apuesta por la venda en los ojos para defender cada uno su parcela. Como si no nos bastara con una Historia complicada como para intentar complicar el presente enredando más y más… Yo hablo gallego, catalán, castellano e inglés. Y me enorgullezco de ello. Y me enorgullezco de conocer dos de las lenguas que son oficiales en territorios que forman España. Eso es también España. Y me enorgullezco de conocer el castellano y de presumir de una cultura común a todos milenaria y universal. No veo razón para la incompatibilidad.

Sé que es un tema complicado pero escribo esta carta no tanto como apoyo a Carod (que a veces no hace lo que predica) sino como llamada a la reflexión. Los treinta minutos fueron reflejo de una España que no se acepta a si misma, de unos nacionalismos que no aceptan a España y de unos ciudadanos tremendamente pobres, pobres, pobres… Carod es igual de problemático en este país que esa señora que despreció el catalán. Así lo veo.

Yo, mientras, seguiré llamando a cada uno por su nombre. Paco, Juan, Jordi, Txema, Xurxo, Alberto o Idaira. No es un esfuerzo, es un placer.

Un saludo

Carta al publicista de la ONCE

Querid@ amig@,

 lo primero que quiero decirte es que sepas recoger con ironía la fórmula de encabezado de esta carta. Evidentemente ni te quiero ni entre nosotros ha surgido nunca la amistad pero, tal vez por falta de vocabulario, me costaba elegir el adjetivo y el sustantivo adecuados para mantenerme distante, a la vez que educado, a la vez que fresco, a la vez que sencillo… así que como el tema se estaba complicando me dije: “¡Qué caray! ¡Mentira más, mentira menos!”.

Creo que el mundo de la publicidad es un ámbito tremendamente creativo. Es un océano amplio donde uno puede estirar las alas y sentirse libre por un momento para imaginar, crear, otear y descubrir el mundo bajo la mirada. ¡Qué bonito eh! Es un espacio para proponer, para transmitir, para ensalzar, para ofertar. Es una profesión donde todos podemos ser receptores, donde todos somos usuarios, donde todos somos beneficiarios o damnificados. Se parece un poco a la política, ¿no? Tus ideas al servicio del pueblo, en pos de un bien común y un mundo mejor. Pero cuando uno ve la publicidad y la política entiende por qué es incapaz de meterse en esa ratonera.

cupon.jpg

Hoy iba en el coche cuando escuche la cuña radiofónica publicitaria del cuponazo de la ONCE. El centro de dicha cuña, su idea principal, gira en torno a esta frase: “Seis millones de euros y dile adiós a tus problemas”. Tópico. Decepcionante. Estafador. Engañoso. Falso. Simple. Oportunista. Dramático. Y viendo de la ONCE, más. ¿A qué jugamos? ¿A qué juega la ONCE? ¿Cuál es el objetivo? ¿Sólo vender? ¿Sólo ganar dinero? Me parece triste.

El mensaje transmitido es demoledor aunque muy propio de la sociedad capitalista y materialista en la que vivimos donde uno vale lo que tiene y no lo que es. Es un mensaje idóneo para una sociedad en la que si no tienes lo último, si no posees de todo eres de segunda división. Si es el mensaje con el que criar a mis hijos no lo quiero publicista. ¿Educa usted así a los suyos? Si es así que Dios nos pille confesados… Pero si habiendo un buen número de motivos por los que alzar la voz, el peor es la mentira. ¡Lo que usted dice es mentira! ¿Por qué miente? ¡¿No es capaz de vender sin mentir?! ¡¿No hay nada mejor que proponer?!

Problemas… ¿Usted no tiene problemas? ¿No sabe de qué va esto de la vida? Si es así, ¿por qué engañar a otros? La vida está llena de problemas y complicaciones, de tramos duros y días oscuros. La vida trae enfermedades. Y dolor. Y separación y soledad. Uno está lleno de heridas que nunca podrán ser curadas con un billete de 500. Las personas sufrimos, en general, por cosas que nada tienen que ver con el dinero, exceptuando claro está a aquellos que no cubren sus necesidades básicas de hogar, alimento y vestido. Sí, las hipotecas están altas y las guarderias y los colegios y los libros y el gas y la luz y todo lo que usted quiera. Pero es un problema más grande que tu hijo se sienta mal en la guardería que el dinero que te cobran. Es un problema más grande no tener tiempo para estar en casa que lo que te vale ésta. Es un problema más grave cualquiera de los que tiene tu hijo o tu madre o tu hermano o tu amigo que lo que vale el aire acondicionado de este mes o la reparación del coche. Ya el Principito advertía que los adultos sólo entienden cómo es una casa cuando les dices el precio. Usted lo ha confirmado.

El dinero ayuda. El dinero es importante. Mejor ir bien que ir mal. Pero no por tenerlo desaparecen tus problemas. Es más… ¿qué haces con todo ese dinero? Uf, eso sí que es un problema… ¿Lo ve?

Un saludo

Carta a todo el que participa del mundo del fútbol

Hola a todo el mundo.

Son tantas las personas que giran alrededor de un balón, de un estadio y de las sensaciones y emociones que provoca que no sé muy bien a quién dirigirme en concreto. Tal vez me dirija a futbolistas, directivos, periodistas, aficionados y al resto.

Es tan grave lo sucedido esta última semana en el estadio del Betis, donde juande.jpgy perdió por ello el conocimiento, que una vez más sería necesario plantearse con seriedad y profundidad qué sucede en esta sociedad para que estas cosas todavía pasen en un estadio. Han sido muchas las opiniones, reflexiones, críticas y gilipolleces dichas estos días por periodistas, sociólogos, deportistas, políticos, contertulios… Muchas opiniones, muchas afirmaciones pero pocos análisis serios. Yo voy a intentar aportar mi análisis propio del asunto como aficionado al fútbol desde los primeros años de vida: aficionado a jugarlo, a verlo y a escucharlo.

– ¿Por qué esto pasa en el fútbol y no sucede en la misma proporción en otros deportes?
Esta es una pregunta que muchos se han planteado. Creo que las causas son sociológicas. En España el fútbol ha traspasado hace tiempo su “ser deporte” y creo que se puede considerar un fenómeno sociológico. La sociedad se adapta al evento futbolístico, vive alrededor del mundo futbolístico. El tiempo dedicado en medios de comunicación a este deporte es absolutamente desproporcionado no sólo comparándolo con otros deportes sino también con otras secciones. Una victoria deportiva moviliza una ciudad y justifica una serie de actos incomprensibles en otro tipo de celebraciones. Demasiados “favores”. El fútbol mueve y genera una serie de sentimientos y sensaciones que, tal vez, no provoquen otros deportes. Además, y muy importante, EL FÚTBOL MUEVE DEMASIADO DINERO. Son absolutamente desproporcionados los sueldos de los jugadores, lo que valen, los presupuestos de los clubes, los avales que hay que depositar para ser presidente en algunos clubes, lo que ofrecen las televisiones por retrasmitir los partidos, lo que se gana en la quiniela (no hay quiniela para otros deportes)… DONDE HAY DINERO HAY CORRUPCIÓN. DONDE HAY DINERO HAY INTERESES. DONDE HAY DINERO HAY NEGOCIO. DONDE HAY DINERO HAY PODER. DONDE HAY DINERO… NO HAY DEPORTE. Así de claro. En un mundo en que tantos millones de personas sufren, son COMPLETAMENTE INMORALES LAS CIFRAS QUE MUEVE EL FÚTBOL. ¿Por qué no se limitan los presupuestos? ¿Por qué no se normalizan los sueldos? ¿Por qué no…?

– ¿Qué puede motivar a alguien a tirar una botella en un campo de fútbol?
Creo que vivimos en una sociedad enferma en la que nos preocupa mucho el TENER y poco el SER. La gente no se preocupa de sí misma ni tiene la vida entre sus manos. Son muchos un juguete en manos de la manipulación. Hay mucha frustación personal y laboral. Hay mucho estrés. Hay mucha presión y mucha tensión. La calidad de vida es relativa. Hay crispación política. La gente no va al psiquiatra y muchos lo necesitarían. Hay mucho ansioso o depresivo (como mínimo) suelto sin tratamiento. Vivimos en una continua bomba de relojería. La gente va a un estadio a desahogarse. Y no nos preocupa… ¡Acojonante! Se insulta, se grita, se saca LO PEOR DE UNO MISMO. Se dan ya por normales una serie de actitudes completamente FUERA DE LO NORMAL. Estoy seguro que quien tiró la botella el otro día es una “persona normal”. Un padre de familia. O un hijo normal. O un trabajador incansable. Buena persona tal vez… No le envidio. Es un enfermo sin tratar. Ojalá “esta ida de olla” le haga pararse y reflexionar.

– ¿Quién es el causante de lo sucedido el otro día?
Desde mi punto de vista varios. Evidentemente al que tiró la botella no se le puede eximir. Todos somos libres y él decidió actuar de una manera que tendrá sus consecuencias. Ahora, lo de los directivos no tiene nombre. El fútbol no se merece tener esa gente QUE NO CONCIBE NI CONOCE LOS VALORES QUE MUEVE EL DEPORTE. NO NOS MERECEMOS PAYASOS, PROVOCADORES, ENANOS MENTALES, INCULTOS, TORPES, IRRESPONSABLES, VERGONZOSOS, SINVERGÜENZAS… NO NOS MERECEMOS TAMPOCO FUTBOLISTAS TRAMPOSOS. NI JUECES INJUSTOS. NI LEYES DEPORTIVAS PROPIAS. NI MEDIOS DE COMUNICACIÓN CANSINOS. ¡¡NO QUEREMOS PERIODISMO ROSA EN EL DEPORTE!! NO NOS MERECEMOS LA PRESENCIA DE ULTRAS EN LOS ESTADIOS, NI DE MEDIDAS DE SEGURIDAD JUSTIFICADAS PERO IMPROPIAS DE UN EVENTO DEPORTIVO SANO.

No sé… Es descorazonador mirar adelante en el fútbol. Ha dejado de ser un espectáculo deportivo para ser un espectáculo circense…

Un abrazo

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.088 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: