MR 97

Mi madre esperaba en el andén, a la vieja usanza. ¡Y mi padre!

Volvía a casa después de fracasar. Nada había salido como yo había planificado. Nada resultó como me hubiera gustado. La vida me había dado un portazo allí donde menos lo necesitaba.

Bajé con mi samsonite azul y percibí, inmediatamente, el aroma conocido de aquella estación. Y vi los brazos abiertos de mi madre y, lentamente, fui hacia ellos. Y me eché a llorar. Todo el sufrimiento acumulado se derramó en aquel momento.

– Ya estás en casa de nuevo. – me susurró mi madre al oído.

Mi padre se unió a nosotros, con la emoción contenida. Empezaba ya una nueva etapa, allí mismo, sin tiempo que perder. Fortalecido con el amor incondicional de mis padres.

 

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.088 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: