Amar a la rosa

Ahora entiendo al Principito. Ahora comprendo su sufrimiento. Sólo he tenido que empezar a querer a su rosa para darme cuenta.

¿Es posible amar sin sufrir? ¿Es posible darse sin vaciarse?

Creo que no.

Sufro por la rosa. Sufro con y por ella. Porque yo vivo en ella. Porque yo soy en ella. Porque la miro y me veo a mi. Porque parte de mi corazón es suyo. Porque he decidido vivir en mi epidermis, con los pelos de punta, con ella. Porque la entiendo tanto… y porque dejo de entenderla tantas veces… Porque la conozco mucho y aún me queda mucho por conocerla… Porque es ella. Única.

¡Qué placer más doloroso amar a la rosa!

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.156 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: