MR 79

El mundo se moría de hambre a mi alrededor pero yo procuraba no enterarme de las malas noticias. Me disgustaban.

Esa noche tenía un baile de disfraces en casa de la condesa y no pensaba faltar. Sólo se vive una vez. Me pondría los pendientes de diamante que me había traido Carlos de Sudáfrica y aquel vestido azul que me había comprado en París el año pasado. Y ninguna joya al cuello. El escote ya lo decía todo.

Me gustaba ser el centro de atención y que los hombres de todas las mujeres se fijaran en mi y me desearan. Me hacía sentir poderosa aún sin haber ganado elecciones ni ser poseedora de grandes conglomerados empresariales. Yo sabía que en eventos de ese tipo yo podía pedir cualquier cosa a cualquiera y se me concedería…

El mundo de moría de hambre y a mi… me daba igual.

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.088 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: