MR 59

Ella era dulce como una gota de agua.

Cada vez que sonreía irradiaba la energía más potente que el ser humano había sido capaz de imaginar nunca.

Su pelo era liso, fino, suave. Sus manos delgadas. Sus dedos largos.

No se podía mover de cintura para abajo. Aquel accidente la había partido en dos.

Yo la visitaba cada viernes. Lo necesitaba. No podía dejar de hacerlo.

Escucharla era como nadar con los cisnes de Tchaikovsky. Mirarla era el mejor antídoto contra la tristeza. Era como estar frente a un ángel. Tal vez lo era. Mi corazón palpitaba y reposaba en ese palpitar. Olvidaba el mundo que existía tras aquella silla. Toda la bondad del hombre chispeaba inmóvil sobre aquel artilugio con ruedas.

Ella… me parecía la mujer más preciosa del mundo.

 

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.088 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: