MR 52

Me explicó que hacía meses que vivía en la calle, que la crisis y un golpe de mala fortuna la habían dejado sin su casa y sin sus hijos. Su pelo estaba sucio y su aliento apestaba a alcohol. Su mirada transmitía tristeza y desapego absoluto de la vida. Su piel estaba reseca y lucía el mismo color que sus sucios vaqueros gastados dos tallas  mayores.

Se despidió de mi estrechándome la mano y dándome las gracias por pararme y escucharla. Se alejó sorteando los coches tambaleante y giró en la esquina.

Yo, inmóvil, me sentí invadido por la negrura.

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.156 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: