MR 45

Todos se habían ido ya y tú y yo seguíamos bailando en el salón. La fiesta había terminado pero lo nuestro todavía estaba en el prólogo. Tu cabeza reposaba en mi hombro y mis manos te apretaban torpemente en la cintura. Mi corazón galopaba bajo aquellas notas musicales de Los Lunes.

Te susurré al oído que te quería, que te deseaba, que estaba dispuesto a todo por ti. Tú levantaste la cabeza y con la expresión desencajada me agarraste la cabeza con las dos manos y me besaste. El beso duró lo que aquella trompeta cautivadora tardó en callar.

Ahí supe que siempre serías mía. Y yo para ti eternamente.

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.135 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: