Carta de votante tras el debate electoral del 7-N

Buenas noches.

He presenciado hasta hace unos minutos el único debate que vamos a ver los españoles de los dos principales candidatos a la Presidencia del Gobierno en las elecciones del 20N. Llevo días escuchando que es una pena que no haya más debates entre ellos y mi reflexión en este punto es: ¿valdrían de algo? Creo que un debate bien preparado y bien concebido debería ser más que suficiente para transmitir una imagen, un mensaje y un proyecto. Además, ahí están los mítines. El que quiera… que vaya. ¡Y los programas electorales! El que quiera… que los lea. Pero me da la sensación de que en este país más de un debate sólo serviría para escuchar lo mismo varias veces. Y eso es, además de improductivo, aburrido.

Me ha gustado más el debate de esta noche que otros anteriores. Las condiciones pactadas daban más libertad a las personas y menos importancia a los personajes. Fue un debate, desde esta perspectiva, entretenido y eso ya es mucho en España. Hubo momentos de fragor, de cortes, de interrupciones, de ironías… Eso me gusta. Creo que a un candidato a la Presidencia de mi país debo presuponerle capacidades suficientes como para afrontar un debate sin tanta parafernalia… En los partidos, desde luego, no piensan lo mismo…

Con respecto a la imagen, y sin ser ningún experto, me ha gustado más Mariano. Creo que iba más elegante, más moderno y que transmitía una mejor imagen. La camisa grisácea de Alfredo y su corbata de topos… me han matao… Sin caer en tópicos, sí creo que Alfredo daba una imagen un poco tristona, desde luego no de alguien que quiere transmitir la idea que tiene la energía, la vitalidad y las fuerzas necesarias para sacar al país de ésta.

Con respecto a las sensaciones transmitidas por ambos pues… vi a Mariano más seguro y a Alfredo con un rictus demasiado serio en muchos momentos, algo nervioso. Esperaba más de un político brillante y de su altura. Fue mordaz en muchos momentos y Mariano sacó la retranca gallega en otros muchos. Ambos se dijeron cosas bastante previsibles y se atacaron desde los flancos esperables. Hubiera apostado y arriesgado un poco más y creo que ahí Alfredo se quedó un poco corto. Mariano no tenía por qué hacerlo…

Y si analizo uno a uno a cada candidato, me quedo con lo siguiente:

MARIANO RAJOY ACERTÓ

– Centrando sus intervenciones en la economía. Los discursos y las buenas intenciones están bien pero sin pasta y sin trabajo, nada de lo demás es sostenible. Está claro que el objetivo nacional es crear empleo.
– Esquivando alguna insistencia de Alfredo en temas sobre los que no aportó ningún dato real.
– Enumerando algunas propuestas, algunas muy interesantes: que las PYMES y los proveedores vean reducido su pago de impuestos si la Admisnitracíón no les paga o que en la FP el trabajo cuente como parte de su formación. ¡Y no bajará ni congelará pensiones!
– No cometió ningún error de bulto.
– Identificando a Alfredo con Zapatero (dudo que sus varias equivocaciones fueran “sin querer”).
– Transmitiendo la esperanza de que saldremos de ésta y de que el PP puede hacerlo (porque ya lo hizo).

MARIANO RAJOY NO ACERTÓ

– Mirando tanto los papeles, especialmente en la intervención final.
– Esquivando preguntas comprometidas de Alfredo… Dejó ambiguos algunos temas económicos y mostró el ya clásico complejo de la derecha de exponer con claridad su postura antes determinados asuntos sociales.
– Lo de la luz en su aldea quedó un poco trasnochado… ¡Mariano que estamos en el siglo XXI!

ALFREDO PÉREZ RUBALCABA ACERTÓ

– Mostrando lagunas y ambigüedades en algunas propuestas del PP.
– En el bloque de políticas sociales y democracia tocó aspectos más concretos de la vida de las personas.
– Se mostró hábil en el manejo de las intervenciones, mucho más espontáneo que Mariano.

ALFREDO PÉREZ RUBALCABA NO ACERTÓ

– Centró sus intervenciones en el programa del PP. Desconozco cuáles son sus propuestas…
– Se autoproclamó desde el minuto 1 perdedor de las elecciones.
– Abusó del discurso socialista rancio y trasnochado, apelando al miedo del electorado.
– Dijo muchas cosas sin aportar datos concretos
– En el discurso final, a pesar que el comienzo fue muy acertado, parecía que estaba pidiendo trabajo…

En fin. Yo intento ser obejtivo. Creo que Alfredo lo tenía muy difícil pero también creo que arriesgó poco y, pese a lo que oí a algunos contertulios (llamarles periodistas les daría demasiado caché), no estuvo brillante como él suele estar. Mariano tenía poco que ganar y mucho que perder y, por eso, lógicamente jugó a lo seguro. Creo que ambos evitaron hablar de propuestas de regeneración demócratica concretas y en eso sigue dándome pena que los grandes partidos no muevan fichas.

En definitiva… poca importancia tiene decidir quién ganó el debate. La victoria para todos es el mismo hecho de debatir. Es en las ideas confrontadas donde está el premio. Y ahora dispongámonos a decidir el voto. El mío está decidido. Y creo que el 20N, mucho más que otras veces, nos jugamos mucho.

Que las urnas repartan suerte y que Dios les ayude a gobernar convenientemente.

Un saludo

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.156 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: