MR 12

Aquel salón de baile olía a historia, a pases quebrados, a madera gastada, a golpes de mambo. Estaba tal cual yo lo recordaba. No había cambiado un ápice. Las bombas caídas sobre la ciudad no habían conseguido terminar con aquel reductor de sana rebeldía. Los espejos estaban rotos y las bombillas no encendían pero mis ojos eran capaces de verme allí gozando con aquellos pantalones negros y algo gastados que usaba para bailar.

Miré con nostalgia cada una de las dependencias del lugar. Aquello ya no volvería y tal vez era mejor así. Cerré la puerta tras de mi, bajé las escaleras y decidí mirar adelante. Tenía toda una vida que reconstruir y no podía hacerlo sobre los recuerdos. Nunca volví.

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.156 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: