MR 6

Erika vivía en mi barrio. Unas cuantas casas más allá de la mía. La veía pasar todas las mañanas cuando iba al cole, bien de mañana. Aros grandes, minifalda ajustada y una larga melena negra ensortijada. Siempre la misma imagen.

Erika no lo tenía fácil. Su padre llegaba borracho de madrugada, noche sí noche también. Su madre los había abandonado hacía ya 7 meses. Eso se comentaba en la pescadería y en la carnicería. La gente hablaba. Chismorreos. Marujas.

Cuando la policía llegó aquella mañana Erika ya había sentenciado su futuro. Acabar con su padre en un arranque de desesperación la conduciría a la cárcel sin remedio. Bajó esposada. Con la frente en alto. Consciente. Mirada perdida y desesperanzada. Un agente le bajó la cabeza y la metió en el coche.

Erika era una asesina. Cometió una locura. ¿A quién se le ocurre? ¿En qué estaría pensando esta niña? A su padre… por muy borracho que fuera… Eso se comentaba en la pescadería y la frutería. La gente hablaba. Chismorreos. Marujas. ¿Cómplices?

Anuncios

Acerca de Santi Casanova

Nacido en A Coruña. Generación del 76. Ingeniero de formación y educador de profesión y vocación. Un privilegiado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 7.088 seguidores

RSS

Actualizaciones de Twitter

A %d blogueros les gusta esto: